Buscador

 

Suscríbete [e-mail]

 

Noticias

08/04/2010

Carta de Justy Fernández Álvarez a Javier Lozano Cid

Reproducimos en nuestra web el texto de la carta que ha enviado el presidente de nuestro club, Justy Fernández, al presiente de la Liga Nacional de Fútbol Sala, Javier Lozano, para trasladar su malestar por el arbitraje sufrido en el último partido de liga regular ante el Lobelle de Santiago, uno más esta temporada.

 

Además de esta carta, que simplemente quiere mostrar la opinión de la junta directiva y de gran parte de la afición, el club ha mandado el vídeo del partido para demostrar cómo se escucha de manera nítida que el colegiado pita antes de que el balón entre a la portería para señalar una infracción (independientemente de que sea a favor o en contra), y cómo los colegiados dan un par de pasos hacia la posición del esférico y luego se retractan. Con esto se pretende mitigar las posibles sanciones que sufran los jugadores expulsados tras esta jugada por protestar algo que vieron todos los presentes y que tan solo negaron, curiosamente, los colegiados, pese a ser los autores de los hechos, como se demuestra en el vídeo.


"Estimado señor presidente de la Liga Nacional de Fútbol Sala. Me dirijo a usted para trasladarle mi más profundo malestar por la flagrante actuación arbitral de los señores colegiados Arce Ruiz y De Juana González en el partido que enfrentaba al Lobelle de Santiago y al Arcebansa Chint Zamora, éste último, equipo que presido, este pasado martes 6 de abril de 2010.

 

Me parece intolerable que la denominada “Mejor Liga del Mundo” permita tener un nivel arbitral tan bajo, que no está a la altura de los equipos y sobre todo de los grandes jugadores que se reúnen en nuestro país para practicar este deporte. No estamos debatiendo aquí que los árbitros no puedan errar, puesto que como cualquier ser humano cometen fallos; pero la diferencia es que mientras jugadores de nuestra entidad tendrán que pagar por excederse en sus protestas, con partidos de sanción, los árbitros saldrán indemnes e impunes del atropello que produjeron el pasado martes por la noche. Y me consta que no es el primero. De todas formas, con este escrito no quiero eximir de culpa a nuestro club y a todos sus integrantes, ya que también hemos hecho algo mal para estar en la situación deportiva en la que estamos. Pero eso no es óbice para denunciar una situación que hemos venido sufriendo en varios partidos de esta temporada y que tuvo su culmen en la última jugada del partido del pasado martes.

 

Esta carta no va en contra de la asociación, ya que también me consta que se están intentando hacer las cosas bien. Tampoco va destinada a los integrantes del Lobelle de Santiago, que se comportaron correctamente, incluso bajaron a consolar a nuestros jugadores (véase el caso de su presidente con nuestro jugador número 11, Marcelo). Ni mucho menos contra los medios de comunicación, que han plasmado, tanto a nivel local en Zamora, como en la propia capital gallega, la realidad de los hechos. Nuestra indignación va en contra del colectivo arbitral. Sus actuaciones están desluciendo en demasía nuestra competición.

 

Una competición a la que llegábamos en verano como novatos y empezábamos con todas las ganas y la ilusión del mundo, pero que poco a poco, con acciones como las del martes, nos empujan a abandonarlo todo y dejar que el fútbol sala en Zamora pase a un quinto o sexto plano, como un deporte que se practique únicamente de forma “amateur”.

 

Pero esta desazón solo nos dura un instante, el que tardamos en acordarnos de cientos de familias enteras que vibran cada fin de semana con nuestro equipo en nuestra provincia y fuera de ella. La afición es nuestro mejor valor, y precisamente es por ellos por los que emito esta carta de protesta y sobre todo de pesar. Por todo ello, desde la junta directiva secundamos cualquier medida que nuestros aficionados quieran tomar en próximos partidos dentro del civismo y del saber estar que siempre ha tenido nuestra hinchada, un ejemplo de lo que es vivir el deporte, y en este caso el fútbol sala, de forma sana, leal y sin violencia, reconociendo el trabajo de los locales, además de los rivales, si así se lo ganan.

 

Nuestros mil quinientos abonados y los más de dos mil espectadores que cada fin de semana nos arropan en nuestro pabellón son los que nos dan fuerzas para seguir luchando. Su ilusión, sus ganas y sobre todo su indignación, es nuestra fuerza para denunciar algo que nos parece intolerable. Si Zamora no interesa en División de Honor, sobre todo en el comité de árbitros, es tan fácil como comunicarlo y dejaremos nuestro tiempo y nuestro dinero en otros proyectos de nuestra provincia que también están luchando temporada tras temporada para sacar a Zamora del ostracismo deportivo.

 

Espero que esta carta sirva para recapacitar sobre una cuestión que no es nueva por nuestra tierra, y que por desgracia tampoco lo es en otras ciudades, como nos hacían saber el martes nuestros compañeros de Santiago de Compostela. Ya no se trata de beneficiar al grande o beneficiar al equipo pequeño. Se trata de que al igual que yo, como presidente del Fútbol Sala Zamora, le exijo un rendimiento a mis jugadores, quien corresponda debía hacer lo mismo con los colegiados, que además de una nula preparación gozan de la característica especial de prepotencia y chulería que muchas veces genera salidas de tono en los jugadores.

 

Zamora disfruta y quiere fútbol sala, pero si el fútbol sala no quiere a Zamora todo es tan fácil como hacer las maletas y unir nuestros esfuerzos humanos y económicos a ayudar a otros clubes deportivos de nuestra provincia."

[volver a noticias...]

Carta de Justy Fernández Álvarez a Javier Lozano Cid

Fútbol Sala Zamora | clubfutbolsalazamora@gmail.com

SGM